Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

Please note that the MedImaging website is also available in a complete English version
Presenta Sitios para socios Información LinkXpress
Ingresar
Publique su anuncio con nosotros
Thales AVS France

Deascargar La Aplicación Móvil




Conmoción cerebral afecta la estructura y la función del cerebro en el largo plazo

Por el equipo editorial de Medimaging en español
Actualizado el 04 Nov 2019
Print article
Imagen: La CBF (I) y la fracción de volumen de la materia gris (D) para los atletas con y sin historia de conmoción cerebral (Fotografía cortesía de Nathan Churchill/ Hospital St. Michael\'s).
Imagen: La CBF (I) y la fracción de volumen de la materia gris (D) para los atletas con y sin historia de conmoción cerebral (Fotografía cortesía de Nathan Churchill/ Hospital St. Michael\'s).
Un estudio nuevo basado en exámenes de resonancia magnética (RM) revela que algunas anormalidades cerebrales persisten durante más de un año después de una conmoción cerebral.

Investigadores de la Universidad de Toronto (UT; Canadá), el Hospital St. Michael (Toronto, Canadá) y el Instituto de Investigación Sunnybrook (Toronto, Canadá), reclutaron consecutivamente a 24 atletas universitarios que experimentaron una conmoción cerebral, junto con 122 controles sanos. A ambos grupos les realizaron exámenes de resonancia magnética 3T con un protocolo que incluía imágenes de eco de gradiente de adquisición rápida preparada con magnetización ponderada 3D T1 (MPRAGE), etiquetado de giro arterial pulsado 2D (ASL), imágenes ponderadas por difusión (DWI) y resonancia magnética funcional en estado de reposo (fRM).

Los exámenes iniciales de resonancia magnética se realizaron en promedio cuatro días después del trauma, y se realizaron exámenes de seguimiento cuando los atletas fueron autorizados a regresar al campo, y nuevamente un año después de ese regreso. Cada examen reunió información sobre conectividad funcional global (GFC), flujo sanguíneo cerebral (CBF), volumen de materia gris (GMV), anisotropía fraccionada de materia blanca (FA) y difusividad media (MD). Los resultados revelaron que diferentes aspectos de la fisiología del cerebro mostraron diferentes patrones de recuperación con el tiempo. Tanto la GFC como la FA no mostraron efectos significativos un año después de volver a jugar, mientras que la CBF y la MD exhibieron efectos persistentes a largo plazo.

Los efectos de la conmoción cerebral en los parámetros de resonancia magnética también dependieron de la gravedad de los síntomas agudos y el tiempo para volver a jugar en todos los puntos temporales posteriores a la lesión. Al volver a jugar, la fRM y la CBF fueron normales, y la FA mostró un flujo normal de la molécula de agua en la materia blanca. Sin embargo, un año después se demostró una reducción significativa de la CBF, con una disminución promedio de 10 mL/100 g de sangre por minuto. La resonancia magnética también mostró elevaciones significativas crecientes en la MD, principalmente en la corona radiata posterior y superior del área conmocionada, lo que puede indicar edema. El estudio fue publicado el 16 de octubre de 2019 en la revista Neurology.

“A pesar de que la conmoción cerebral se describe convencionalmente como una alteración transitoria en la función cerebral, existe una creciente evidencia de que la recuperación neurobiológica puede estar incompleta al regresar al juego”, concluyó el autor principal, Nathan Churchill, PhD, del Hospital St. Michael y de la UT. “Las medidas de la resonancia magnética también mostraron una asociación entre la gravedad clínica de la conmoción cerebral y la línea de tiempo de recuperación, lo que refuerza que la recuperación neurobiológica puede ser muy variable entre los individuos y depende en parte de la presentación clínica inicial”.

Una conmoción cerebral es el tipo más común y menos grave de una lesión cerebral traumática leve (LCT). La palabra proviene del latín concutere, que significa “temblar violentamente”. Los efectos suelen ser temporales y pueden incluir dolores de cabeza, confusión, amnesia, equilibrio y coordinación problemáticos y, a veces, pérdida de la conciencia.

Enlace relacionado:
Universidad de Toronto
Hospital St. Michael
Instituto de Investigación Sunnybrook


Print article
Radcal
Control-X Medical

Canales

Radiografía

ver canal
Imagen: La plataforma Incisive CT (Fotografía cortesía de Philips Healthcare).

Sistema nuevo de TC integra las innovaciones en imagenología y en los flujos de trabajo

Una plataforma nueva de tomografía computarizada (TC), ayuda a los proveedores de atención médica y a los departamentos de imagenología a lograr una toma de decisiones clínicas inteligente y una mayor eficiencia.... Más

TI en Imaginología

ver canal
Imagen: El software empresarial uPath proporciona mejores herramientas de patología digital (Fotografía cortesía de Roche).

Un software de patología digital mejora la eficiencia del flujo de trabajo

Una plataforma de software novedosa reduce drásticamente los tiempos de generación de imágenes, integra el análisis automatizado de imágenes y permite un mejor intercambio de casos entre patólogos.... Más

Industria

ver canal
Imagen: AI-Rad Companion Chest CT genera automáticamente informes estandarizados, reproducibles y cuantitativos en formato DICOM SC (Fotografía cortesía de Siemens Healthineers).

Software para la TC de tórax basada en IA de Siemens Healthineers recibe aprobación de la FDA de los EUA

La Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó tres módulos de AI-Rad Companion Chest CT, un asistente de software inteligente de Siemens Healthineers (Erlangen, Alemania)... Más
Copyright © 2000-2019 Globetech Media. All rights reserved.