Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.
Presenta Sitios para socios Información LinkXpress
Ingresar
Publique su anuncio con nosotros
Ampronix,  Inc

Tareas de aprendizaje con música pueden cambiar estructura cerebral

Por el equipo editorial de Medimaging en español
Actualizado el 01 Aug 2017
Print article
Imagen: Un nuevo estudio muestra que el aprendizaje de tareas físicas, mientras se escucha música, puede cambiar la estructura del cerebro (Fotografía cortesía de Shutterstock).
Imagen: Un nuevo estudio muestra que el aprendizaje de tareas físicas, mientras se escucha música, puede cambiar la estructura del cerebro (Fotografía cortesía de Shutterstock).
Los investigadores han demostrado que las personas que practican tareas básicas de movimiento mientras escuchan música mostraron una mayor conectividad estructural en las vías de la sustancia blanca, en algunas partes del cerebro.

Los investigadores descubrieron que las regiones cerebrales asociadas con el procesamiento del movimiento de sonido y control habían mejorado las conexiones estructurales como resultado de la terapia.

Los hallazgos fueron publicados, en línea, en la edición de agosto de 2017, de la revista Brain & Cognition por investigadores de la Universidad de Edimburgo (Edimburgo, Escocia) y podrían utilizarse para la investigación sobre la rehabilitación motora de pacientes con discapacidad, después de un accidente cerebrovascular, por ejemplo.

El estudio incluyó a 30 voluntarios diestros. Estos, fueron divididos en dos grupos y se les pidió que aprendieran una nueva tarea física que involucra secuencias de movimientos de los dedos, con su mano izquierda no dominante. Un grupo aprendió la tarea sin música, mientras que el segundo grupo la aprendió con señales musicales. Los investigadores encontraron que ambos grupos aprendieron las secuencias igualmente bien, después de 4 semanas de práctica.

Los investigadores utilizaron la resonancia magnética (RM) para escanear el cerebro de los voluntarios. Los exámenes demostraron que hubo un aumento significativo en la conectividad de la materia blanca en el grupo que trabajó con la música, en comparación con el grupo que trabajó sin música, que no mostró ningún cambio.

La líder del equipo de estudio, la Dra. Katie Overy, dijo: “El estudio sugiere que la música hace una diferencia clave. Hemos sabido que la música anima a la gente a moverse. Este estudio proporciona la primera prueba experimental de que la adición de pistas musicales para el aprendizaje de la nueva tarea motora puede provocar cambios en la estructura de la sustancia blanca en el cerebro”.

Enlace relacionado:
la Universidad de Edimburgo


Print article
Radcal

Canales

Copyright © 2000-2018 Globetech Media. All rights reserved.