Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.
Presenta Sitios para socios Información LinkXpress
Ingresar
Publique su anuncio con nosotros
Ampronix,  Inc

Exámenes cerebrales predicen éxito de terapia del comportamiento cognitivo

Por el equipo editorial de Medimaging en español
Actualizado el 20 Mar 2018
Print article
Imagen: Un examen de resonancia magnética funcional, que muestra 10 redes de cerebro a gran escala (Fotografía cortesía de Wikimedia).
Imagen: Un examen de resonancia magnética funcional, que muestra 10 redes de cerebro a gran escala (Fotografía cortesía de Wikimedia).
Según un nuevo estudio, la resonancia magnética funcional (fMRI) y el aprendizaje automático podrían permitir a los terapeutas adaptar la terapia de comportamiento cognitivo (TCC) para los pacientes individuales.

Investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA, EUA), realizaron un estudio clínico que inicialmente recolectó las imágenes de resonancia magnética funcional en estado de reposo de los cerebros de 42 personas con trastorno obsesivo compulsivo (TOC), de 18 años a 60 años, antes y después de cuatro semanas de TCC intensiva y diaria. Luego, los investigadores aprovecharon el aprendizaje automático con validación cruzada para evaluar el poder de los patrones de conectividad funcional (CF) en la predicción de la gravedad de los síntomas del TOC después del tratamiento.

Los resultados revelaron que los patrones pretratamiento de CF dentro de la red de modo predeterminado (DMN) y la red visual, predijeron significativamente la gravedad del TOC después del tratamiento, lo que explica hasta el 67% de la varianza. Estas redes también fueron predictores más fuertes que los puntajes clínicos previos al tratamiento. Además, el aprendizaje automático predijo qué pacientes no responderían a la TCC con un 70% de exactitud, y también predijo los puntajes finales de evaluación de síntomas dentro de un pequeño margen de error, independientemente de cómo los pacientes respondieran al tratamiento. El estudio fue publicado el 12 de febrero de 2018 en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

“Este método abre una ventana al cerebro de los pacientes con TOC para ayudarnos a ver cuán receptivos serán al tratamiento. El algoritmo funcionó mucho mejor que nuestras propias predicciones”, dijo el neurocientífico clínico y autor principal, Jamie Feusner, MD. “El tratamiento del TOC podría comenzar algún día con un examen cerebral. El costo de realizar e interpretar una breve resonancia magnética es de varios cientos de dólares, pero ese gasto podría ayudar a las personas que no es probable que reciban ayuda de la TCC intensiva y, de esta manera, evitar el costo de ese tratamiento”.

Las áreas cerebrales están unidas entre sí en una red a gran escala identificada por su función, proporcionando un marco coherente para comprender la cognición. Se han identificado cuatro redes principales; la red de atención dorsal (DAN), que participa en el despliegue voluntario de atención y la reorientación a eventos inesperados; la red en modo predeterminado (DMN), que está activa durante la introspección; la red de saliencia (SN), que monitoriza la relevancia de las entradas externas y los eventos cerebrales internos; y la red de control ejecutivo (ECN), que se ocupa de las tareas cognitivas que requieren atención dirigida externamente, como la memoria de trabajo, la integración relacional, la inhibición de la respuesta y la conmutación del conjunto de tareas.


Print article
Radcal

Canales

Copyright © 2000-2018 Globetech Media. All rights reserved.